Antes que todo haz un balance de tu existencia, pregúntate:

¿Cuánto he vivido?

 ¿Cuál es el resumen de mi vida?

¿Qué tanto ha impactado en el bienestar de mi familia?

Con tus respuestas te habrás dado cuenta que has pasado la mayor parte de tu vida entre los estudios y el trabajo y una porción menor la has dedicado a tu familia.

Es hora de que seamos honestos con nosotros mismos, con nuestra familia y con la sociedad. Necesitamos un equilibrio entre la familia y el trabajo.

El mantener este equilibrio se ha convertido en un reto para las personas y para las empresas. Quizás haya gente que esté a gusto con su trabajo, porque su empresa invierte en la cultura organizacional y el clima laboral, en beneficios y otras actividades que ayuden al empleado a sentirse satisfecho con el día a día.

Sin embargo, hay otros escenarios, donde las personas están llenas de estrés, en automático, dedicándose más a las labores profesionales y descuidando a sus seres queridos. Gente que ha perdido completamente el equilibrio entre el trabajo y la familia.

La responsabilidad de este equilibrio está tanto en empresas como en personas, pues existen los dos panoramas, compañías enfocadas en gestionar su talento humano y crear un equilibrio sano entre el trabajo y la familia; con empleados que prefieren excederse y trabajar más de lo se les pide. También, existen empresas que exigen metas muy altas que obligan a las personas a trabajar más horas diarias e incluso desde la casa.

Así que, también es importante que reflexiones sobre tu actitud frente a este tema y que hagas conciencia de tu manejo del equilibrio entre el trabajo y la familia, no todo está en manos de la empresa.

¿Cómo evaluar si tengo equilibrio entre el trabajo y la familia?

Revisa estas preguntas para que evalúes si tienes o no equilibrio.

  1. ¿Tienes trazadas metas profesionales, sabes lo que quieres lograr en este aspecto?
  2. ¿Tienes metas personales, sabes qué familia quieres construir en el futuro?
  3. ¿El tiempo que pasas con tu familia es de calidad, o estás en el celular, la TV u otras actividades?
  4. ¿A la menor llamada de un familiar, dejas de realizar tus labores y atiendes sus necesidades así no sean importantes?
  5. ¿Presentas síntomas de estrés o cansancio crónico como dolor de espalda, cabeza, insomnio, ansiedad, ardor en los ojos?
  6. ¿Tu familia está muy bien pero tu economía no fluye?

Con las respuestas a estas preguntas ¿qué has podido concluir?

¿La empresa se ocupa del equilibrio laboral y personal?

Ahora, haz un análisis de la empresa donde trabajas y revisa qué acciones puntuales realiza para proporcionar un equilibrio a todos sus colaboradores.

Algunos elementos que nos permiten evaluar de forma general si una compañía está realizando acciones puntuales para dicho equilibrio son las siguientes.

  1. ¿Tu jefe respeta tus horarios de descanso o suele solicitarte en tiempos familiares y de relajación?
  2. ¿En las evaluaciones de desempeño, revisan aspectos personales o solo se enfocan en las metas corporativas?
  3. ¿La empresa ha creado un plan de felicidad en el trabajo que permita tener beneficios especiales?
  4. ¿La compañía crea actividades para compartir en familia, donde tus seres queridos son invitados?
  5. ¿La empresa tiene un departamento de recursos humanos que se enfoca en el desarrollo personal y profesional de la gente?
  6. ¿Cuentan con actividades extra laborales de integración, a pesar del distanciamiento social que tenemos hoy en día?

¿Aspectos que una empresa debe tener en cuenta a la hora de crear equilibrio entre el trabajo y la familia?

  1. Reconocer que las personas tenemos múltiples dimensiones.
  2. Dimensión material
  3. Dimensión intelectual
  4. Dimensión emocional
  5. Dimensión espiritual

Si el equipo directivo es consciente que la gente tiene necesidades en estos 4 aspectos y crea actividades, comunicados e información para atenderlos será muy interesante y empezará a crear un equilibrio.

  1. Entender que un trabajador feliz es más productivo.

Varios estudios han demostrado que un trabajador feliz y saludable es más productivo que alguien que está aburrido y enfermo. Si se toma conciencia de esto y se realizan actividades encaminadas a tener colaboradores emocionalmente estables seguro mejorará la productividad y el clima laboral.

  1. La familia es el soporte de una persona

Finalmente entender que el soporte de una persona es su familia, sin esta la persona estaría intranquila, infeliz, sin motivación, sintiéndose deprimida y solitaria.

Una empresa no sería sostenible para personas solitarias y hurañas que no quieren contacto con la humanidad, esto traería consecuencias terribles para cualquier compañía.

Por el contrario, las empresas que promueven una vida familiar saludable, tendrán más posibilidades de crecer, de ser sostenibles y ser reconocidas como excelentes lugares para trabajar.

¿Quieres saber cómo podemos apoyarte? Déjanos tus datos y te contactaremos

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?